Las infecciones del tracto urinario son un problema relativamente frecuente en la infancia, ya que el 8% de las niñas y el 2% de los niños tienen por lo menos un episodio antes de los 7 años de edad.  Las niñas tienen mayor riesgo debido a que su uretra, el tubo que conduce la orina desde la vejiga al exterior es más corta y las bacterias de la región anal pueden pasar más fácilmente hacia el área genital.

Algunas condiciones como el reflujo vesicoureteral o las valvas uretrales pueden predisponer al niño a infecciones repetitivas de las vías urinarias, que a largo plazo pueden tener consecuencias serias como la disminución o pérdida de la función del riñón.

La orina normal no contiene bacterias, por lo que las infecciones ocurren cuando microorganismos externos logran entrar al tracto urinario.

Los factores predisponentes son: la falta de circuncisión en varones, malos hábitos para ir al baño, se debe alentar a los niños a orinar cada dos o tres horas. Mala higiene, a las niñas se les debe enseñar a limpiarse de adelante hacia atrás y no al revés, ya que esto propicia la contaminación de la uretra con heces fecales.

Los síntomas son variables de acuerdo a la edad. En los bebés lo más común es la presencia de fiebre e irritabilidad. Cuando los niños ya tienen capacidad para comunicarse pueden referir además dolor en el costado o en el abdomen, dolor o ardor al orinar, aumento de la frecuencia para orinar y puede encontrarse pérdida del control urinario ya establecido previamente, manifestada como incontinencia o enuresis.

En la evaluación diagnóstica, sobre todo si se trata de infecciones repetitivas, deben descartarse las causas antes mencionadas o cualquier otra anormalidad del tracto urinario. Se hacen análisis de la orina, en algunos casos es necesario hacer ultrasonido de los riñones, un estudio que emplea ondas sonoras para observar los órganos internos y cistografía retrógrada, este último es un estudio en el que se coloca una sonda o tubo de plástico pequeño a través de la uretra mediante el cual se introduce una sustancia llamada medio de contraste que permite observar la vejiga y descartar la presencia de reflujo vesicoureteral mediante radiografías.

El tratamiento consiste en la administración de antibióticos y en el caso de existir una anormalidad del tracto urinario hay que tratarla específicamente, lo que en ocasiones requiere manejo quirúrgico.

Suscríbete


Horario

lunes: 5:00 - 8:00 pmmiércoles: 10:00 am - 2:00 pm y 5:00 - 8:00 pmviernes: 10:00 am - 2:00 pm y 5:00 - 8:00 pm

Hospital Ángeles del Pedregal

Consultorio 615, Torre Ángeles, Camino a Santa Teresa 1055, Colonia Héroes de Padierna. Magdalena Contreras. C.P. 10700 CDMXTeléfonos: 5568-5883 y 5568-5879pedregal@urologia-pediatrica-mexico.comVer mapa

Hospital Ángeles Acoxpa

Calz. Acoxpa 430, Col Ex Hacienda Coapa. C.P. 14308 CDMXTeléfonos: 5679-5456 y 5679-5000 ext. 4365 y 4366acoxpa@urologia-pediatrica-mexico.comVer mapa